Último poema a Mónica

 

La noticia fue un golpe a los sentidos,

un torbellino que de pronto nace

y que en el fondo del pecho se hace abismo

al que creemos ceder, por un instante.

 

Primero fue saber con quién y cuando,

o si aquel mismo amor lograste darle,

si luces bien con el vestido blanco

y en qué preciso momento me olvidaste.

 

Después del torbellino, la tristeza,

la pena que se muerde y que se calla,

y que enterramos con las cosas viejas

en la más fría latitud del alma.

 

Tal vez... andando el tiempo me recuerdes

y necesites saber de mi destino,

con esa rara nostalgia que se siente

por todo aquello que una vez quisimos.

 

Yo, por mi parte, ya no espero nada,

con el futuro falto de esperanza,

queriendo mucho menos recordar...

 

Porque el amor es una breve etapa

que sólo vemos bien, a la distancia,

cuando sabemos que ha quedado atrás.