Despierto...

 

          Despierto en una isla, en el ocaso,

por ejemplo... como sin cielo

y sin meditaciones,

y sin el ser que me da nuestra agonía.

Vuela un pájaro, por ahí,

quién sabe a dónde,

tal vez intermitencia

del sueño que quedó atrás,

tal vez las alas locas

de aquello que vendrá.

Despierto, por ejemplo, sin sentido,

cayendo desde lejos y

sin miedo,

y no pertenecer, y andar de

paso,

y no tener tus brazos

pare meterme dentro.

Despierto... ¿quién lo sabe?... como siempre,

jamás soñé los días que pasaron,

jamás habrá una voz, jamás o lejos,

y no tener... y no tener tus brazos

para meterme dentro.