XIV.- Pequeña Paula.

 

        Pequeña Paula, hálito pequeño

de vida en desarrollo

                                    e inocente,

de tu melena

                        rubia de muñeca

cayendo un bucle pertinaz

                                            sobre tu frente,

tus descalzos piecesillos de costumbre,

figurita infantil

                        de paso breve,

ya no puedo entender tu imaginario

y niño mundo

                        lleno de relieves.

 

        Y no lo puedo entender porque mi niño

e imaginario mundo,

                                 el que me daba,

para poderme remontar

                                        -multicolores-

a otros espacios diáfanos,

                                            las alas,

lo he perdido, Paula,

                                    sin remedio

(no me lo puede devolver

                                            ya nada),

como así la inocencia la he perdido,

por la mano

                    del tiempo aniquilada.

 

        Ya no me brota el llanto fácilmente,

de igual forma

                        mi vieja risa niña,

no me siento ya capaz

                                     de hallar encanto

en estática y banal

                                cosa sin vida;

y la laguna aquella en que de infante

jugaba,

              chapoteando en sus orillas,

se habrá secado ya...

                                    Tal vez a ella,

cuando se acerque el fin,

                                         retorne un día.

 

        Volviendo a ti, Paulita,

                                             que me observas

sin entender

                      quizá

                                 mi extravagancia,

miro tus ojos y pienso en tu destino

cuando apenas

                           si del suelo te levantas.

        Así mi madre me miraba ayer,

adivinar queriendo

                                mi mañana,

tal vez pensando,

                                como pienso ahora,

¡qué no daría por tener tu infancia!

 

Jun. 1974