XIII.- Genética.

 

        De esta genética y frugal melancolía

que me acompaña, siempre, a todas partes

(por más que quiera y lo intente cada día),

desprenderme jamás me ha sido dable.

 

        En cualquier parte o con quien quiera que me encuentre,

o cuando, a solas, cavilo sin destino,

en mi más profunda piel está latente,

como si fuese parte de mí mismo.

 

        Yo quisiera saber si de mi vida

su dominio me es inevitable...

        Esta genética y frugal melancolía

sin duda alguna, la he heredado de mi madre.

 

15-6-1974