X.-

 

        Para llegar a ti,

para llegar un momento y

desde siempre a la ignorada

selva de tu

                    identidad,

mientras el tiempo corre

en cada rasgo de vena,

en cada gota de sangre

                                        que se yergue,

yo voy nadando en la

corriente de tu

                            sangre,

contra la corriente.

 

        Dame un indicio,

                                    al menos,

de que estás viva en el fluir

del tiempo,

de que tampoco acabarás

de noche,

                  dormida y cansada,

                  lenta y sola,

en los abismos que depara

el día que concluye - de que tampoco,

como el espacio y

como la materia, y como la energía

total del universo.

 

        Aunque, por supuesto,

ni siquiera eso importa.

 

        En un presente arcano y

                                                  absoluto

lo que preserva y aguarda

el nuevo día

puede tener

la magnitud más pura:

en la corriente de tu

                                   sangre,

contra la corriente,

porque vas a ser mía (óyelo bien)