VII.-

 

        El tiempo ha sido largo, el que he vivido,

y en él pasaron cosas importantes.

Y sin embargo el tiempo ha sido breve,

porque a mi edad aún el hombre puede

no ver el fin, mirando hacia adelante.

 

        Pero también ha sido un tiempo triste

que sepultó gran parte de los sueños

que cobijaba en días juveniles,

con penas, con engaños, con sutiles

tristezas, por aquellos que se fueron.

 

        La vida pasó a ser una rutina,

yo ya no miro alrededor ni me detengo...

Pero es la meta el punto de partida:

sobre la senda futura de partida

empiezan a asomarse los recuerdos.