X.-

 

        En esta ausencia viajarás conmigo

y no te dejaré, por donde vaya,

sino que con mi barca de ilusiones

navegaré en el mar de tu mirada.

 

Y ya que estoy aquí, sobre tu playa,

sobre la arena ardiente de tus días,

te quiero regalar la fantasía

de no saber de adiós ni de distancia.

 

        Distancia entre los dos, no habrá distancia,

no habrá la sombra triste del espacio,

y así vamos a estar, en un abrazo,

aún horas después de que yo parta.