VII.-

 

        He conocido gente, mucha gente,

de todo tipo, de todos los lugares,

de muchos caracteres y colores,

gente de todos, de todos los humores,

he conocido al que odia y al que ama,

al que prefiere robar, al que trabaja,

he conocido al rico, y al que sólo

posee el equipaje de su alma.

 

        Gente sencilla, gente refinada,

he conocido hipócritas de oficio

y sé de los sinceros temerarios...

 

He visto gente de todas las edades,

el joven que recién entra en la vida,

el viejo que se jacta de sus años.

 

        Gente feliz, he visto, y gente triste,

y la alegría trocarse en soledad,

y hacerse a la alegría la tristeza...

 

Tuve ocasión de estar junto al que nace,

o con quien deja la vida en un suspiro,

aquel que viene, y el otro, que se aleja.

 

        Gente que llena las calles de este mundo,

y que anda por el tiempo, y hace historia,

y anuda su memoria con canciones...

 

Y sigue andando, y así cada minuto,

en esta enorme puerta giratoria

por donde pasan las generaciones.

 

(En Caleta Abarca)