Tiempo y distancia.

 

        No quiero deshojarte

porque no quiero que todo quede vacío

y el olor de los andenes

ya no me diga nada tuyo,

porque no quiero romper

                                          en un segundo

esta sencilla y clara profundidad

que hemos logrado.

 

        (Saber que si me

acomodara a tus entrañas

me dolería mucho,

                               muchísimo,

no eyacular en ti

y retrasar al hijo que soñamos,

al hijo que, a pesar de todo,

ya es tan ineludible y está tan ramificado

en el amor de los dos... )

 

    ¡A todo soy capaz de renunciar

                                              temporalmente

-hasta que llegue la hora de la total realización-

por esta elevada magnitud

de que somos

                        sustrato,

por este nuestro y abstracto

                               poder copulativo!