El mundo que no saben.

 

        Para callar no hace falta el silencio,

si caminando por las

                                   calles de la ciudad

que no logras vencer

te sientes lejano aún,

porque es esta tu ley fundamental.

 

        Que no logras vencer

en la cotidiana lucha

putrefacta

                  e inservible,

cuando nada has andado

de los pavimentos frígidos.

 

        Y tampoco lejano inmediato,

de cien kilómetros

o de mil horas,

sino más lejano todavía,

de una antigua dimensión no

                        recordada,

más que siempre y que todas las cosas,

en una capa inferior

                           -ignorada- de ti.

 

        Para callar no hace falta el silencio,

si en el fondo tienes tu propio

                      silencio interior y puro,

y al pasar de los años has aprendido,

no obstante,

                       a ser feliz así.

 

11-10-75