Vestido.

       

        De qué manera obscura

y con aliento

                     de manzana

se desprendió

el minuto

               celular,

todas las

cuerdas

convergieron a ese punto

de luces indirectas

y de pensamientos

                             verdes,

cuando ocultaba

los ojos

bajo un brazo desprendido.

 

        Cómo me habría gustado

                                               ver;

y si me daba

vuelta como un guante

                                   sucio

y suplantaba todo

por lo interno,

era un remanso

de pinturas

                  encajadas,

las ropas impecables

                                 de la cama,

las temerosas yemas vivas

de los dedos...