Adiós al soldado desconocido.

 

       

        Camino va,

                            y en la ascensión del cielo

-los restos del que ha sido,

                                            amortajados-,

por su bandera, la que amó,

                                                cubierto

de pino el ataúd

                            noble y barato,

recibe un homenaje breve y frío,

suena el clarín,

                         una oración,

                                               silencio,

puede escucharse en la mañana

                                                     el ruido,

como testigo presencial,

                                        del viento.

 

 

        Unas palabras insensibles

                                                    se oyen

que algún ilustre militar

                                        pronuncia.

Es el silencio sepulcral;

                                        el nombre

del que cayera con valor

                                        se escucha,

y en una esquina del cuartel,

                                                transido

por el dolor que de la muerte

                                                queda,

su pésame a ofrecer

                                    el pueblo ha ido

a la familia del que en vida

                                            fuera.

 

 

        Cobró la patria su derecho estable

que la bandera,

                            color celeste y blanca,

de su soldado le legó:

                                     la sangre

(inútilmente derramada,

                                        irremediable)

que tiñó rojo

                        el campo de batalla...